Viajar en familia siempre es un reto y más si toca volar. Queremos compartir con vosotr@s algunas experiencias y trucos que creemos os pueden resultar útiles.

Parte 1. Aeropuerto y embarque

Procura hacer que el proceso del viaje sea un juego para tus hij@s. El aeropuerto es un lugar mágico para ell@s donde las maletas se mueven solas, hay pantallas gigantes por todas partes, montones de tiendas de regalos con luces de colores y, sobre todo, ¡muchos aviones! ;)

El trabajo en equipo es fundamental: Turnarse para dar pequeños paseos o jugar con los peques mientras esperamos en las diferentes colas ayuda mucho.

Al llegar al control de seguridad, si no lleváis cochecito es mejor fijarse bien qué fila interesa más… A veces, la especial para familias no es la más rápida. .

En este punto también recomendamos viajar con lo mínimo para ti, en cabina: mete el libro, tablet o revista en el bolso del bebé y ¡al avión!

No te preocupes de coger más cosas, habrá suficiente entretenimiento durante el vuelo.

Localizad vuestra puerta de embarque y haceos fuertes en sus proximidades.

Antes de subir al avión: Hay que visitar el WC.

Para los adultos es indispensable y también chequear el pañal si viajas con bebé, pero si vuestr@s hij@s son mayores y no quieren ir en ese momento, ¡no pasa nada! Seguro que van a querer usar el baño del avión, es otra novedad del viaje.

Llega el momento del embarque, ¡atención! Avisan a las personas que viajan con niñ@s para que pasen primero, pero no es obligatorio, pensad que vais a estar un buen rato sentados durante el trayecto, a lo mejor conviene seguir de pie un poco más, estirando las piernas.

En la siguiente entrada la parte 2…¡El vuelo!

Producto añadido a tus favoritos

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para dar su consentimiento sobre su uso pulse el botón Acepto. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies